lunes, 11 de enero de 2010

¡Entramos, coño!

Debimos interpretar las señales.
Éstas fueron claras. Allá por los últimos días de diciembre de 2009, a la señorita Evelyn Gómez (Secretaria de esta revista, mano derecha de la Dirección de la misma y miembro del Estaf) se la veía irascible, irritable, hecha un polvorín y, como si todo esto fuese poco, canturreando o silbando todo el día el jit del cancionero popular argentino “No vamo a trabajar”, sin dejar de preguntar a todos: “¿cuánto falta para enero?”.

Por lo hasta aquí expuesto no debimos sorprendernos cuando el segundo día del año, una vez pasado “San Resaca”, ella no se presentó a trabajar. La primer consecuencia de esto fue que el escritorio sobre el cual descansa la computadora había quedado cerrado con llave, teniendo Evelyn la única copia existente en la Isla (la otra copia cuelga del cuello de una de las Directoras, quien celosamente pendúla la preciada llave, pero para desgracia del periodismo internacional ese cuello estaba en Argentina, festejando el año nuevo).
De todos modos, éste obstáculo se resolvió dentro de las veinticuatro horas, ya que la citada Directora, alérgica a la civilización y sus conglomerados, aprovechó el regreso del Dr. Panderette ese mismo primero de año, para tocar Isla firme a las veintitrés horas aproximadamente del 1º de enero de 2010.
Quien sí sufrió las consecuencias de este confuso episodio fue Omar Garito, que se había dormido en el suelo luego de contestar los mails de sus fanáticos, como prolijamente lo hace todas las noches desde hace casi un año. Esa última noche Evelyn, al retirarse de la Redacción, no advirtió que el Omar dormía plácido en el piso y se fue sin más, cerrando con llave la cancel. Por lo que al día siguiente, primero de año y día de “San Resaca” en el santoral isleño, se lo vió a Garito con la ñata contra el vidrio, molesto, desencajado y echando putas, pero nadie se extrañó al verlo en su estado de malhumor natural.

Comenzamos a preocuparnos cuando notamos que aún no había ido a "besar a la diosa", como llama a sus chapuzones en el mar, y nos cayó la ficha cuando nuestro portero lo levantó en peso al verlo orinar dentro de la coctelera de cristal de Malaika: en el momento en que picaporteó para llamarlo al orden, Efraín Garrido Lagunilla notó que la puerta estaba con llave. ¡El Omar estaba encerrado, y Evelyn no aparecía!
Para tranquilidad de sus fanáticos, a Garito su señora madre le pasó puré de calabaza durante todo el día por debajo de la verja y una bombilla para que sorba jugos recién exprimidos a través de la cerradura, amén del arsenal de frascos de berenjenas en escabeche que el abuelo guarda en la alacena.

A las veintitrés cuarenta y siete (hora local) el yate del Dr. Panderette aislizó; sin decir agua va una comitiva de nativos levantó en andas a la ensidrada Directora sin mediar explicaciones, quien entró en yóc ante la sorpresa y lo intempestivo del asunto. La misma comitiva, una vez liberado el Omar de su encierro tras las dos vueltas de llave, lo llevó en andas (como no podía ser de otra manera) a velocidad pocas veces vista (imagine el lector a nueve nativos corriendo con Omar Garito sobre 18 manos que lo sostenían en lo alto, a una velocidad de 9 m/seg).
Esta imprudencia estaba justificada: había que arrojar a Garito al mar, su medio natural, pues la abstinencia comenzaba a hacerse notar: coleteaba cual ballenato, dando brazadas desesperadas en el aire.

El misterio por esas horas era la enigmática Evelyn Gómez: ¿dónde estaba? ¿Corría peligro su vida? Y para colmo de males, ella era la única que conocía las contraseñas para ingresar a la computadora de la Isla.
Fue así como comenzaron los rastrillajes. Mr. Magoo partió en su parapente de avistaje, fotografiando las palmeras desde arriba. En Playa Sur se improvisó una oficina de campaña para reunir los datos que todos aportamos voluntariamente sobre la última vez que vimos a la secretaria Gómez. Dimitri Karrposoff inició una investigación caracterizado de cuidadora del jardín Botánico de La Habana. El Movimiento N.E.G.R.A. timbreó caverna por caverna. Y Ante Nittanova intentó a como diere lugar jaquear la computadora, pero no tuvo éxito.
En menos de cuarenta y ocho horas una pista firme nos condujo a un campamento de biólogos marroquíes en la Fundación Bicho Bolita, pero se trató de una pista falsa brindada por algún gracioso.

Fotografía aérea tomada por Mr. Magoo, en la cual aparentemente se divisaría el cabello renegrido de la srita. Evelyn Gómez

El día cinco de enero, en horas de la tarde, el pueblo todo se autoconvocó en la Plaza de Marzo clamando por noticias frescas: sepa el lector que esta Revista se edita en formato papel y se distribuye puntualmente en la histórica plaza los días 5 de cada mes. Por vez primera, el pueblo se encontró con las manos vacías. El nono, trepado al telo, intentó racontar los últimos sucesos, preo embargado por la emoción debió ceder la palabra al camarada Dimitri, quien concluyó afirmando: “...al parrrecerr Evelyn Gómez perrrmanece en terrritorrio patrrio”. Lejos de violentarse contra los miembros de la redacción y conprendiendo la gravedad de la ausencia de Evelyn, se decidió en asamblea por 327 votos a favor y ninguno en contra, levantar hasta el último coco isleño para dar con la telefonista. Los rastrillajes se sucedieron de sur a norte y de este a oeste, hasta que recién hoy por la mañana, 10 de enero a las 4:22AM, alertados por un ohmmm sospechoso, los miembros del Movimiento N.E.G.R.A. dieron con ella: en los fondos de una caverna deshabitada, en una ronda de meditación, vistiendo túnica anaranjada y luciendo lunar en el entrecejo, con los ojos cerrados y las piernas cruzadas nuestra Evelyn Gómez levitaba a quince centímetros del piso pedregoso.
Con el mayor tacto para evitar un descenso abrupto, comenzaron a chistarle; fue inútil. Los patriotas tuvieron que levantarla sobre sus propios hombros y conducirla hasta la puerta de la Redacción, mientras la telefonista continuó en trance levitativo durante tres horas y media, volviendo en sí a las 7:52AM, hora en que abrió los ojos y se encontró con el pueblo todo de la isla, mirándola con los ojos como dos de oro.

Agradeciendo el respeto y sin dar detalles, Evelyn atravesó el tumulto e ingresó con paso lento; en hermético silencio se posicionó ante la computadora, presionó pogüer y tipeó "SAHUMERIO". La máquina se encendió.

Efraín corrió a la puerta y gritó "¡Entramos, coño!", desatando un mar de vivas y hurras. La multitud, saltando fuera de sí, corrió a la playa tras los pasos del Omar, que se encontraba buceando en las profundidades. Por más calamidades e infortunios, ni en los peores momentos este pueblo olvida a su héroe, Omar Garito, quien hace trescientos sesenta y cuatro días realizara la heróica gesta de conectar a esta Isla con el mundo todo, conocida popularmente como "la pinchadura".

Soséguese, lector. La crónica de los festejos de San Omar Garito será seguramente el tema de nuestra próxima publicación, si el destino no se interpone una vez más.
¡Hasta la próxima!

17 comentarios:

La payasa... dijo...

SOy Pri, soy PRI...

Siempre he querido escribir eso...

Lo hago, y despuès leo. ja ja
Tengo problemas pero quien no..

Beijos

F. Castro, comandante dijo...

Nuestros mejores deseos de larga vida para el heroe Omar Garito, de Isla a Isla vaya un abrazo!

t e l o dijo...

Así que la contraseña era SAHUMERIO, me cacho!

Ante

King Kenia dijo...

Evelyn, se rumorea que perdiste los papeles que te dejé en el escritorio para mi próxima nota de mi columna... tenía unos planos, unos escritos y unos dibujos... si es asi, decímelo despacio, porque te entregué los originales, o no me lo digas: buscalos!

Agarrame que lo mato dijo...

Payasa, efectivamente, es Ud. la primera. pase por redacción a retirar un reconocimiento! Gracias por estar!

Agarrame que lo mato dijo...

Gracias Comandante! Lo esperamos este año para festejar el día de la pinchadura, ("San Omar" para el mundo) la caverna magna es suya, y para la comitiva de treinta personas

La payasa... dijo...

Que original la contraseña, creo que voy a unificarlar en mis cuentas. Vieron que que la mayoría dice "tenedor".

La caverna nos las dieron vuelta para buscar a Evelyn. ¿Levitava?, ¿no será ilusionismo? o los efectos perdurables de San Resaca. Evelyn que suerte regresaste, esto ya era un descontrol.

Aguante Omar Garito, por lo que tuvo que pasar. Esto va a costarnos años de terapias con la Dra. Romero.

Voy por mi premio y cruzo los dedos para el taparrabos de marca que ví que llegaron...

Besos Besos

Dra. Romero dijo...

Querida, yo dejé mi ultimo test sobre el monitor de la comp, veo que no está. te pido que lo busques, el titulo dice "Es ud. un Cornudo" y es el original de una joya del autoconocimiento. Evelyn, tesoro, dejá todo y buscalo.

Soy Evelyn Gómez con quién desea hablar? dijo...

Tranquilos, nada se pierde, todo se transforma

Omar Garito dijo...

si, claro, vos perdeme la lista de alumnos con sus notas y vas a ver como se te transforma el upite en una flor

La payasa... dijo...

Evelyn, reciclaste los test, la papeleta!...

Siempre en pro del medio ambiente, una isla TELO propio sería lo ideal.

Hacemos flores con papel Maché, para que haga juego y Omar no se enoje tanto.

Soy Evelyn Gómez con quién desea hablar? dijo...

Omar, Payasa, lo valioso está en el interior de cada uno

buenos mantras

Vera dijo...

Qué fiesta!! Aguante San Omar!!!
Un año de estar onlaig, es muy groso, encima clasificamos primeros pal mundial de Plancha, qué más pedir!
Feliz año para todos! Que sigan los éxitos!! Que sigan los éxodos!!!
Eve, no lo tomes a mal, pero por qué no te das una vueltita por lo de Romero? Digo... no sé

Simba Kinte dijo...

Qué pasó?
La redacción está llena de velas!!
No me digan que falleció alguien, Sanagarrame no lo permita

Soy Evelyn Gómez con quién desea hablar? dijo...

ooooooommmmhhhhhhhhhhh

La payasa... dijo...

Esto està silencioso, algo está pasando?.
Estoy muy muy preocupada

Simba Kinte dijo...

Yo también, Payasa... creo que Evelyn anduvo repartiendo sahumerios...
Acabo de ver a Esperanza levitando a 30 centímetros!