lunes, 6 de abril de 2009

¡Bajemén que estoy en tarlipe!

Exitoso rastrillaje: el Omar apareció sano y salvo!



En el patio de la casa del abuelo Giusseppe Contutti Liquantti y en esta actitud encontró a Omar Garito la cuadrilla de rastrillaje encabezada por las señoritas de la Redacción de Agarrame que lo mato.
Al verlo vivo, las damas lo abrazaron, besaron y luego de registrar fotográficamente el histórico momento lo levantaron en andas rumbo a la Plaza de Marzo para exhibirlo ante la multitud, mientras Omar con mirada inquisidora no cesaba de repetir: ¿Qué pasa? ¿Me lo trajeron?
La noticia del hallazgo de Omar Garito sano y salvo se expandió como un reguero de pólvora por toda la Isla. Enterada, la multitud corrió en dirección al Omar elevado en andas, y el griterío generado crecía exponencialmente junto con el gentío arremolinado en su derredor. Pero el buzo táctico parecía no disfrutar el momento. Luego de varios intentos por bajarse de esas alturas sin éxito, y sosteniendo ferozmente la toalla que llevaba anudada en la cintura, gritó a viva voz:
¡Chicas! ¡Bajemén que estoy en tarlipe!

Ahí vimos la verdad desnuda: mientras su taparrabo adornaba como un trofeo las paredes de nuestra Redacción, el pobre Omar, héroe isleño si los hay, resguardaba sus atributos bajo una toalla playera. Sin perder un minuto volvimos sobre nuestros pasos hacia la Redacción de la Revista para que Omar Garito se reencuentre con su preciada prenda. Detrás nuestro, una improvisada caravana coreaba desaforada:
Ooo mar Garito
es un sentimiento
no puedo parar.
Olé,
olé, olé,
olé olé, olé olá,
Olé,
olé, olé
Cada día te quiero más.

Esquivando un tropel de enardecidos logramos atravesar la puerta de la Redacción y entre todas ayudamos a nuestro Omar a descolgar el taparrabo y calzárselo. ¡Lo que cambió su semblante!
A partir de ese instante, la fiesta no para. Brindis, lagrimas de felicidad y abrazos. El desfile de nativos y vacacionistas es incesante: todos quieren chocar copas con el regresado héroe.

¿Dónde estuvo Omar Garito todo este tiempo?
¿Por qué permaneció oculto?

Todas las respuestas que necesita las leerá próximamente en exclusiva en nuestras páginas, cuando se calme el bullicio y podamos conversar con el Omar y echar luz a su misteriosa ausencia. Por ahora segimos festejando.
Vamos, ¿qué espera?
Venga a la Redacción, sujétese de la primera cintura que se le cruce y únase al trencito de la alegría!.
¡Larga vida a Omar Garito!!!!

5 comentarios:

Viviana dijo...

Pucha que me hace acordar a alguien el Omar...

Camarada Dimitri Karrposoff - Espionaje Interno dijo...

vivianna
omarr garrrrito no es otrro que el sujeto nudista que seguimos ayerrr

estoy aguarrrdándola en la rrredaccion trras un florrerrrro,
parra continuarr buscando el prrrimogénito
no se demorrrre

suyo. dimitrri

Viviana dijo...

Aaaayyy Dimi.... no sea así....

Marcela Liliana dijo...

Quién se prestó para esa foto?
Un amigazo el chabón.

Familiares y Vecinos de Omar Garito dijo...

Es mi hijo querida, vió qué bien salió!

la mamá de Omarcito